España vs Suecia. La formación como especialista en ambos países

Este post pretende informar sobre los sistemas de residencia en España y Suecia comparando dos experiencias: la mía propia como residente de Pediatría en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete entre 2005 y 2009, y lo que estoy viendo de mis compañeros residentes de Pediatría (Barnmedicin) en el hospital de Eskilstuna, Suecia (Mälarsjukhuset). Pido disculpas anticipadas por la extensión del post, pero pretendo que sea completo y exhaustivo. También asumo que puedo cometer errores e inexactitudes que agradecería que corrigieseis con vuestros comentarios. Allá vamos:
Sistema de acceso

   * España: se accede a través del MIR. Es cierto que hay alguna vía excepcional como los militares pero casi la totalidad de los especialistas actuales lo son tras haber hecho el examen MIR. Este ha recibido alguna modificación en los últimos años (preguntas en base a imágenes) y alguna más que se rumorea que pueda llegar (una parte práctica con pacientes simulados?) pero síntesis son 225 preguntas tipo test (mas 10 de reserva), 4 posibles respuestas (hasta el 2015 eran 5), solo una correcta, donde cada acierto puntúa +1 y cada fallo -0,25. Se dispone de unas 5 horas para hacer todo el examen. No hay un temario como tal sino que puede entrar cualquier materia estudiada en la carrera de Medicina. Suele tener lugar a finales de enero (el próximo será el 6 febrero 2016). Es el mismo examen para todos los candidatos del país. Se suelen presentar los aproximadamente 7.000 egresados de las Facultades de Medicina que terminan cada año además de un numero variable de extranjeros o “reincidentes”. Estos son los que se vuelven a presentar al MIR por distintos motivos: no haber cogido plaza el año anterior, haber cogido pero no estar satisfecho con la elección, especialistas en busca de una especialidad diferentes (cada vez más frecuentes por la precaria situación laboral en España) y un amplio etc. Otro aspecto que ha cambiado con el tiempo es el peso que tiene el expediente académico obtenido durante la carrera. En mi época, hace ya más de 10 años, el MIR suponía un 75% y la carrera un 25%. En la actualidad está, si no me equivoco, en un 90-10%. Con ambos valores (preguntas correctas menos la penalización de las erróneas por un lado y un valor basado en las notas de las asignaturas de la carrera) obtienes tu puntuación final. Todos los candidatos presentados en esa convocatoria son ordenados de acuerdo a esa puntuación. Por lo tanto el resultado final del MIR no es una puntuación sino un puesto ordinal. Junto con la convocatoria de examen se publica cada año la oferta con las plazas que cada comunidad autónoma pone a disposición en sus diferentes centros sanitarios. Por ejemplo, el hospital de Albacete ofrece 3 plazas de Pediatría. Se pueden consultar las listas de plazas por especialidad o por centro sanitario (hospital, centro de salud). Habitualmente en mayo tiene lugar el acto de elección de plaza. Durante varios días acuden a Madrid, a Ministerio de Sanidad, todos los candidatos según su orden obtenido (la primera mañana los que están entre los puestos 1 y 350, por ejemplo). El número uno tiene TODAS las plazas a su disposición y elige especialidad y centro (Pediatría en Albacete, por ejemplo). A continuación el número dos podrá elegir cualquier plaza menos la elegida por e número uno… Y así sucesivamente. Personalmente me parece un sistema objetivo y justo, ambas premisas imprescindibles en un país como España. Es cierto que el examen es poco práctico, que se suelen preguntar muchos detalles irrelevantes y no precisamente lo más frecuente e importante que los médicos deben saber, que hay técnicas para responder preguntas tipo test que permiten acertar sin saber la materia, que te lo juegas todo en un día… Pero en global me parece un buen sistema (para España).
* Suecia: antes de hacer la residencia (ST = specialist tjänst) hay que hacer unos dos años de rotatorios generales (Medicina Interna, Cirugia, Pediatría, Psiquiatría) que se llama AT = allmän tjänst. Al AT le contrata el hospital. Suele haber varias convocatorias al año con un numero variable de plazas. Los candidatos deben presentar el cv, las cartas de recomendación (o el contacto de alguien de referencia) y hacer una entrevista. Tras obtener el título (intyg) de AT puedes optar a ser ST. Pero aquí ya no hay convocatorias si no más bien ofertas laborales. En periódicos y webs se convocan anuncios en los que los servicios (kliniker) ofrecen un puesto de ST (servicio de Pediatría del hospital de Eskilstuna = Barn och ungdomskliniken, MSE). Un comité de selección y en última instancia el jefe de servicio elige entre los candidatos que hayan presentado cv, referencias y hecho entrevistas. En muchas ocasiones los candidatos han hecho un periodo de trabajo dentro de ese servicio como vikariet (contrato temporal). Durante ese tiempo estará trabajando como un ST y se examinan bilateralmente: el candidato debe decidir si esa especialidad y ese servicio es e que le gusta y al mismo tiempo el servicio conoce al candidato antes de contratarle como ST. Todo esto es variable según el servicio pero en el mío todos los ST han hecho un periodo de 6 o 9 meses, ya sea antes del AT o entre el AT y el ST. Los puestos de ST, al depender del propio servicio, son variables en número y en momento de inicio. Ejemplo: cuando llegué había 9 ST, en este tiempo han terminado 4 y han empezado 2, hay otros 3 que terminarán en breve pero no está claro cuantos ni cuando empezarán. Es un proceso muy dinámico y flexible, donde el contratado es bien conocido por el servicio y viceversa. Para entrar se pide la homologación de los títulos de medicina (y por supuesto saber el idioma). Aunque lo habitual es que quien acaba de salir de la facultad de medicina deba hacer en Suecia el AT antes de aspirar a residente, he conocido españoles que no se lo han exigido. Personalmente opino que si un extranjero quiere hacer la residencia en Suecia, el AT puede ser un buen periodo para conocer el sistema, afianzar el idioma y conocer la forma de trabajar antes de empezar la residencia. Pero es cierto que si hay que contar con los casi 2 años de AT (suelen ser 21 meses en la mayoría de hospitales) más los 6-9 meses de vikariet, al final el inicio de la residencia se retrasa. 
Derechos (y sueldos) + obligaciones:

   * España: El contrato de residente tiene 4 ó 5 años de duración (Pediatría son 4, muchas quirúrgicas son 5) pero es renovado año a año. El sueldo base varía según la comunidad autónoma, que es quien paga, pese a que el contrato se firma con el Ministerio de Sanidad. En general ronda los 1.000€, siendo mayor cada año de residencia. Se retiene un 25% aprox. Un detalle es que el primer año suelen retener menos por trabajar medio año (la incorporación suele ser en junio). Las guardias se pagan aparte. El sueldo por cada hora de guardia también varía según la comunidad autónoma y el año de residencia, pero digamos que está entre los 15 y los 20€ brutos. El número de guardias también es muy variable pero calculemos entre 4 y 6 al mes. Los fines de semana se paga más y los días especiales (24-25-31 dic, 1-5-6 enero) también se suelen pagar extra. Para dar una orientación (insisto muy variable según sea un R1 en Asturias o un R5 en Canarias, por ejemplo) se cobra entre 1.200 y 2.000€ limpios. Cada año debes recibir el visto bueno del tutor de residentes de tu servicio y de la comisión de docencia de tu centro para que el Ministerio te renueve el contrato. Para esto has debido cumplir con tus obligaciones laborales, participado en las actividades de servicio… Y poco más. Las exigencias teóricas están recogidas en unos documentos que recogen las competencias que un residente debe cumplir. Pero en realidad es algo muy flexible y poco exigente. Salvo casos muy esporádicos y flagrantes, todo residente obtiene el visto bueno. Sucede igual al final de la residencia para obtener el título de especialista. No hay ni exámenes ni pruebas objetivas. Tras terminar la residencia, el médico especialista sale al mercado laboral y tiene que “buscarse la vida”. Personalmente he vivido épocas muy diferentes, desde firmar una interinidad al día siguiente de terminar la residencia a la precariedad laboral actual. El objetivo final suele ser aprobar una oposición (OPE) que dé una plaza fija. Con ella los cambios de hospital se harían con concursos de traslados, excede días o comisiones de servicio. La mayoría de las OPE dan puntos especialmente en base a la experiencia laboral acumulada, mucho más que a los méritos. Hasta aprobar esa oposición, la mayoría de médicos ha estado un cierto periodo de tiempo con contratos eventuales, desde interinidades (su fin es cuando esa plaza sale a concurso de oposición), sustituciones, acúmulos de tareas (contratos temporales de 1-3-6-12 meses) o guardias. Un formato muy habitual en los últimos tiempos, al terminar la residencia, es el de firmar un contrato de guardias y otro en forma de Beca. Este último puede tener una dotación económica y un origen muy variable, desde entidades privadas a entes públicos, raramente superiores a los 1.000€ al mes, con la misión (muchas veces más teórica que práctica) de llevar a cabo un proyecto de investigación. En el mejor de los casos esos será así e incluso se podrá aspirar a hacer la tesis en ese tiempo. En muchas otras ocasiones será una forma de tener a un especialista haciendo un trabajo como tal (pasando una consulta, por ejemplo) a cambio de un sueldo mísero.

   * Suecia: según tengo entendido, salvo en los grandes hospitales de referencia (los pertenecientes al Karolinska Institutet de Solna y Huddinge en Stockholm y el Sahlgrenska en Göteborg), el médico que firma un contrato de ST está firmando un contrato indefinido. No solo le vincula con el servicio y el hospital durante los 5 años que dura la formación como residente de una especialidad sino que al terminar suele firmarse el contrato de médico especialista (specialistläkare) indefinido (tillsvidare o fastavtal) con el mismo servicio. Tras un cierto tiempo como especialista (unos 5 años es lo más habitual) y si se cumplen unos requisitos que varían según el servicio (tener tesis leída, haber sido responsable de algún área o tener alguna subespecialidad son alguno de los ejemplos) se nombra överläkare (no sé cómo traducirlo, quizá se parecería a los consultant en Inglaterra). Tanto residentes como especialistas se reúnen cada año con el jefe de servicio para negociar el sueldo. Si bien el sindicato médico pública unas medias según categoría y Región (landsting), el jefe de servicio puede decidir pagar un sueldo diferente a dos residentes que lleven el mismo tiempo trabajado. Por eso es tan difícil dar unas cifras sobre cuánto se cobra en Suecia, pero una estimación aproximada podría ser: AT y vikariet antes de ST = 20.000 SEK al mes, ST = 30.000 SEK al mes, especialista = 50.000 SEK al mes, Överläkare = 60.000 SEK al mes. Todo ello bruto, pues la retención también depende de la región pero sobre todo de lo ganado. A un ST le suelen retener un 30%, al especialista un 40% y al överläkare un 50%. Todo ello aproximado. Las guardias también se pagan a parte, pero lo más frecuente es que se remuneren en forma de tiempo libre más que en dinero. Según unos baremos diferentes en función de si se trabaja de presencia en el hospital, si se duerme en el hospital, si se responde al teléfono desde casa o de si se está localizado pero sin ser llamado, se cuentan las horas de guardia que se han trabajado. Estas horas se pueden disponer en tiempo libre remunerado (es decir, sí se pagan realmente) según se acuerde con el esquema de trabajo. Una proporción de ellas (20%, por ejemplo) se cobran en dinero extra al sueldo bruto, pero como la retención aumentaría y por lo tanto en el sueldo neto no se ingresaría tanto, es más habitual tomarse tiempo libre. Para obtener el título de especialista se debe demostrar haber cumplido con los requisitos de la especialidad: un tiempo de rotación mínimo en cada una de las partes de la especialidad, una serie de cursos relacionados también con esas materias, un trabajo de investigación y otro de calidad asistencial. Todo ello corroborado por el tutor (handledare) y enviado al Ministerio de Sanidad (Socialstyrelsen). Tampoco hay exámenes obligatorios al final de la residencia, pero sí alguna especialidad que ofrece pruebas voluntarias.
Guardias

   * España: es habitual que durante las primeras semanas de la residencia se hagan guardias “de mochila”, doblando con un residente mayor, aprendiendo las rutinas. Posteriormente se adquiere una responsabilidad crecientemente mayor (en teoría), debiendo tener un adjunto responsable siempre disponible para consultar. Según la especialidad se planifican un número variable de guardias tanto en el propio servicio como en servicios externos (en urgencias la mayoría de especialidades médicas, en cirugía general las quirúrgicas, etc). Las guardias suelen ser de 24 horas: los días de diario se trabaja por la mañana en donde corresponda y a las 15:00 se suele coger la guardia, hasta la mañana siguiente. Los sábados y domingos habitualmente se trabaja todo el día. El librar la guardia al día siguiente y no trabajar es un derecho que según el servicio y el residente, se cumple más o menos (es una locura trabajar más de 30 horas ininterrumpidas pero no es una excepción). 

   * Suecia: como todos han hecho guardias de las diferentes especialidades “básicas” siendo AT, al empezar el ST ya se suele dejar mucha responsabilidad. No es raro estar solo en el hospital haciéndose cargo de los pacientes, teniendo siempre a un especialista localizado al que llamar (bakjour). Con la seguridad del paciente como objetivo primordial, las horas de trabajo seguidas es algo que se controla con mucho cuidado. Por ello lo más frecuente es que quien va a trabajar la tarde-noche, haya descansado y no trabajado esa mañana. Y por supuesto, a la mañana siguiente se va todo el mundo (que yo haya conocido). Los sábados y domingos se suelen repartir en dos (de 9 a 19 y de 19 a 9, por ejemplo). Es frecuente hacer una semana en la que “solo” trabajes 3 noches, ya sean las de sábado-lunes-miércoles o las de domingo-martes-jueves. Todas las mañanas las has tenido libres. Y así nunca más de dos al mes.
Rotaciones

   * España: cada especialidad tiene un plan establecido pero que cada servicio adapta a su gusto y necesidad. Lo frecuente es hacer alguna rotación en otros servicios de tu hospital “básicos” si tu especialidad lo requiere (Medicina Interna, Cirugia, Radiología, etc) en la primera parte de la residencia y por las distintas subespecialidades en la segunda mitad. Cuando tu servido o tu hospital carece de competencias en una materia necesaria, se debe organizar un rotatorio externo en un centro de referencia. Es frecuente que los últimos meses de la residencia se puedan modificar según los intereses del futuro especialista, repitiendo rotaciones o incluso haciendo alguna en centros extranjeros. Lo que no existe es un sistema de Fellowship oficial pues la mayoría de las subespecialidades tampoco tienen una titulación oficial. Si hay la posibilidad de realizar programas de Máster o Fellowship “oficiosos” en los grandes hospitales del país.

   * Suecia: hay programas formativos que indican el tiempo de rotación por los diversos servicios, pero es algo más flexible. En ocasiones se pueden convalidar los tiempos trabajados como vikariet. Es excepcional el tener que hacer rotaciones en otros hospitales, aunque puede ser algo voluntario si el residente lo solicita. No suelen rotar en el extranjero. Tampoco hay programas de Fellowship oficiales. Lo que sí es frecuente es que el residente y el jefe de servicio ya hayan pactado incluso antes de firmar el contrato de ST hacia qué subespecialidad se va a orientar la formación. Pero si eso no ha sido así, durante los meses siguientes a haber terminado el ST y siendo ya especialista, se pueden planificar periodos formativos adicionales en materias de interés para el médico y para la clínica.
Cursos y Congresos:

   * España: no son ninguna obligación para los residentes. Es probable, a veces más por tradición en el servicio que por otra cosa, que a cada año de residencia le corresponda un curso o congreso determinado al que se suele ir. En general hay cursos muy docentes y bien organizados en los que se aprende mucho, aunque también otros mucho peores. Muchas veces el objetivo es más un título con una serie de horas que al final puedan contar como puntos para futuras oposiciones y para “engordar” el cv. En los congresos se suele aprovechar para hacer algún trabajo que presentar, ya sea como comunicación o como póster. En ocasiones son reportes de casos clínicos, análisis de series de casos y excepcionalmente trabajos de investigación de verdad. Muchos congresos tienen más valor “social” que formativo. La financiación para acudir a estos cursos y congresos es muy variable. Puede ser el propio servicio quien tenga fondos, puede tener que negociarlo el propio residente con alguna empresa farmacéutica, pueden obtenerse diferentes becas o incluso hay quien necesita pagárselo de su bolsillo.

   * Suecia: sí es necesario haber hecho un número concreto de cursos de cada materia de tu especialidad para obtener el título de especialista. Por eso hay muchos cursos específicos para residentes. Los congresos son ciertamente excepcionales. Muchas veces son más reuniones de subespecialistas donde se presentan casos, charlas o trabajos de investigación, pero a los que los residentes no suelen ir. No existe lo de mandar póster, si se presentan casos son más bien abiertos en busca de consejo. Tanto cursos como congresos son financiados siempre por el propio servicio. Cada año se tiene una reunión con el jefe de servicio (utvecklingssamtal) en la que planearán necesidades y recursos formativos para cada residente y especialista. 
Pediatría:

   * España: es la segunda especialidad que más plazas ofrece todos los años tras Medicina de Familia. No obstante suelen terminarse sus plazas en los primeros días. Si tu número te lo permite tendrás que decidir entre dos opciones: un hospital grande, de referencia (La Fe de Valencia o El Niño Jesus de Madrid, por ejemplo), o un hospital mediano (Albacete, por ejemplo). La primera opción supone una formación más específica y subespecializada, con muchos residentes que entran a la vez cada año, con muchas alternativas para la investigación y con remotas posibilidades de quedarse como adjunto en el mismo servicio. Un hospital mediano puede ofrecer una buena formación global y completa como pediatra general, personalizada al haber menos residentes por año y menos especialistas, con posibilidades para el trabajo en equipo con otras especialidades. Personalmente creo que es importante que se disponga de UCI Pediátrica y de Cirugía Pediátrica, pues de otra manera habrá patologías comunes que serán remitidas a otros centros. Se rota por todas las especialidades pediátricas, planta, urgencias, neonatos… Los tiempos varían según el servicio y el interés del residente. No es obligatorio rotar por otros servicios ajenos, aunque se puede voluntariamente pedir pasar por trauma, Derma, psiquiatría… Sí se suele (y creo que se debe) pasar algún tiempo en Atención Primaria. Las guardias siempre son de Pediatría (urgencias, neonatos, UCI, planta). El frecuente que los últimos meses (6 o 12) sean de rotatorios voluntarios y cada uno los destina a la especialidad que más le guste, a rotar en el extranjero o a conocer servicios externos. Hay varios cursos que la mayoría de residentes suele hacer: RCP (básica, avanzada, neonatal o incluso de instructor), APLS y PALS (Urgencias “a la americana”), ventilación mecánica, politrauma, niño grave… El congreso nacional de la Asociación Española de Pediatría (AEP) suele ser en junio y es un “macro congreso” con miles de asistentes y cientos de charlas. Bien socialmente pero no tanto en lo docente. Cada sociedad de cada subespecialidad organiza su congreso nacional. El de Urgencias y de Atención Primaria, al ser más generales, suelen ser interesantes. Finalmente cada sociedad regional organiza sus congresos, más familiares, oportunidad adecuada para coger experiencia en la presentación de comunicaciones. Las salidas laborales son múltiples, pues en atención primaria sigue habiendo trabajo al haber todavía muchos centros de salud donde la pediatría la ven médicos de adultos. Como todos los servicios suelen tener a varios adjuntos de guardia, los contratos de guardias hospitalarias es otro trabajo frecuentemente disponible. A no estar reconocidas oficialmente las subespecialidades pediátricas, conviene buscar rotaciones, cursos y asistir a congresos para mantenerse “en el mundillo”. Muchas asociaciones tienen como requisitos para ser admitidos como socios (titulación oficiosa como subespecialista) el haber rotado y trabajado un cierto tiempo además de haber publicado algún artículo y presentado alguna comunicación en sus congresos.

   * Suecia: como el ST suele poder continuar indefinidamente en el servicio en el que se forma, es más factible ser contratado en un hospital mediano y sobre todo del Norte. Los grandes hospitales universitarios están más demandados y, como en España, ofrecen una formación más específica al ser de referencia para las distintas subespecialidades. Si bien se debe rotar por las diferentes materias pediátricas, hay particularidades: las UCI pediátricas las llevan los anestesistas, así que los resis de PDT no rotan por ellas; la cirugía PDT está en pocos centros de referencia; la infectologia suele estar en manos también de los servicios de adultos (VIH y TBC son ellos los que lo llevan además de estar disponibles para discutir pacientes con cualquier proceso infeccioso); es obligatorio pasar por psiquiatría infantil (BUP); es excepcional que haya pediatras en los centros de salud (BVC) aunque sí pasan consulta los residentes varias veces al año. Las guardias también son siempre de pediatría. Un matiz también importante es que el Pediatra se dedica exclusivamente a la patología médica de los niños. Eso se nota sobre todo en las guardias: son los cirujanos (realmente sus ST o los AT rotando por Cirugia) los que valoran los TCE, dolores abdominales o dolores testiculares, por ejemplo. Nada de dar puntos o valorar traumatismos tampoco. Y si hay una parada o situación realmente urgente se llama a la vez al anestesista y al pediatra. Hay a lo largo del año varios cursos de materias pediátricas destinadas a residentes, pero ninguno de ellos es obligatorio. Se organiza una semana al año un gran congreso de Pediatría a nivel nacional, la barnvecka. Nunca he estado pero por lo que cuentan parece un congreso de la AEP. Sí hay varias subespecialidades reconocidas: Neonatología, Cardiología, Neurología, Oncología y Alergología, con sus criterios específicos que debe homologar el Socialstyrelsen (https://www.socialstyrelsen.se/ansokaomlegitimationochintyg/bevis,specialistkompetens/malbeskrivningar-lakarnas-st). 
Otros aspectos, resumen y opinión personal: en general me atrevo a afirmar que en ambos países se forman muy bien los residentes. Seguramente un R1 de Pediatría español tiene menos trabajo hospitalario hecho que el azar que acaba de empezar la residencia en Suecia. Pero a lo largo de los 4 años de residencia de PDT en España me parece que se obtiene una formación más técnica y más completa que en Suecia. Pero en Suecia da tiempo en los 5 años de residencia a implicarse más en labores organizativas, se tiene mucho más en cuenta la opinión del residente desde el primer día. Otra gran diferencia es cultural y de tiempos vitales. En España lo estándar es terminar la carrera con 24-25 años, hacer el MIR y empezar la residencia, casi siempre sin familia formada y con tiempo para dedicar en exclusiva al trabajo (vale y a la fiesta). En cambio en Suecia no es raro el tomarse un tiempo sabático antes de la universidad, la carrera son también 6 años pero entre el AT y los periodos de vikariet, cuando empiezan el ST suelen ser más mayores. Pero además con situaciones vitales diferentes pues muchos ya tienen hijos. Esto hace que tenga la impresión que la residencia en España es más intensa, se trabaja más, que en Suecia. En España también se dedica mucho tiempo a sesiones, charlas, comunicaciones, etc. Pero es que en Suecia esto ya lo han hecho con frecuencia en la carrera y el AT. Otra diferencia más bien cultural es en lo relativo a las preguntas. En España es habitual tener miedo a preguntar, a que preguntando demuestras que no sabes e incluso respeto a cómo se tome la consulta el preguntado (como llames a las 3 de la mañana al adjunto Fulanito más vale que sea grave!). En cambio en Suecia se pregunta mucho, casi demasiado. El peligro es mostrar temeridad tomando decisiones sin haberlas consultado. Hasta el punto de haber gente a la que le cuesta mucho trabajo decidir. Pero las respuestas son, salvo contadas excepciones, educadas y correctas. 
Al hilo de esta última afirmación os doy la enhorabuena por llegar leyendo hasta el final del post y os animo a preguntar lo que haya quedado en el tintero (digital).
Un saludo!

Ser niño en Suecia

Saludos a todos, incluidos septiembre y el otoño, que en Suecia ya se nota en la caída de las temperaturas, el anochecer cada vez más temprano, los cielos grises y los árboles perdiendo su verdor.

Ha quedado varias veces señalado en otras entradas que Suecia es el mejor país para ser padres… Pero también lo es para ser niño? En general creo que sí, aquí van alguna de las razones (casi todas sujetas a debate y discusión, por supuesto):

– El nacimiento no es muy diferente a otros sitios, al menos europeos. El control de la gestación sí: varía según las regiones, pero en muchas se hace una sola ecografia en la semana 18 por una matrona (que se dedica casi exclusivamente a hacer ecos), donde busca rellenar un checklist. Si algo no cumple con la normalidad, se deriva al ginecólogo para posteriores estudios. Además de esta matrona, la gestante tiene “su matrona”, la especialista con la que se citará en numerosas ocasiones a lo largo del embarazo. En general, si todo va bien, la consigna es verse varias veces y tomas medidas sencillas (peso, tamaño del utero, TA, Hb, glucosa, FC fetal con doppler) pero ni triple screening, ni curva glucémica ni más de una eco. Posteriormente, en Paritorio, si se cuida mucho la intimidad y comodidad de la pareja. Se emplean varios métodos analgésicos antes de la epidural (se ponen, pero creo que menos) como el NO inhalado. 

– Si, por desgracia, naces con algún problema y te tienen que ingresar en Neonatos, estarás en buenas manos. Los servicios de Neonatologia están bastante avanzados con matices importantes: enfermería subespecializada (enfermería –> pediatrica –> neonatos), cuidados centrados en el desarrollo y metodo canguro 100% implantados y asumidos, en cuanto se requiere una menos monitorización se pasa a una habitación indivudual para que bebe y familia convivan lo mas normalmente posible, altas precoces con revisiones seriadas (desde el nido se pueden ir a las 6 horas postparto, tras EF por el PDT normal y otro checklist sin criterios de riesgo, regresando los días sucesivos para el resto de rutinas y controles) y equipo que visitas los domicilios (altas de prematuros a las 34 sem de EG con sonda y oxigeno gracias a padres adiestrados durante el ingreso y enfermería yendo a visitarles 1-2 veces por semana). Un último detalle: ya nacen y salen a delante (pocos y muchos de ellos con secuelas, eso sí), grandes prematuros de 22 sem de EG!

– Durante el primer año de tu vida vas a estar todo el tiempo con tus papas. Gracias a las prolongadas bajas ma-paternales (480 días en total a repartir entre ambos como se quiera y a cogerse antes de que el hijo cumpla los 4 años) es impensable que durante el primer año, al menos, la mama o el papa (o ambos!) no estén dedicándose en exclusividad a la crianza. De hecho no hay posibilidad de guardería antes de los 12 meses. Y de abuelas y cuidadoras apenas se tira.

– El programa de salud del niño sano es similar al español. Casi todas las visitas son con enfermería. El programa de vacunación también es similar, con matices: TBC según el origen de la familia (España, Rumanía y otros países del sur de Europa se consideran indicación para vacunar), no se pone Meningococo C, si se pone Neumococo, Rotavirus ya se pone en la zona de Estocolmo y se va a empezar a generalizar, optativa y poco frecuente la Varicela, se suele poner la TBE, una enfermedad viral transmitida por garrapatas, endémica en el centro de Suecia, que da una meningitis con posibles secuelas. Una gran diferencia es que todos los niños tienen el cuidado bucal gratuito con visitas a dentistas infantiles cada dos años a partir de los 12 meses. Otra particularidad sanitaria es que cada colegio tiene al menos una enfermera. Además hay un médico de escuela (pediatras o médicos de familia) por cada zona que incluye varios centros escolares. Entre ellos se encargan de detectar y tratar problemas comunes relacionados con la edad escolar y el aprendizaje. Finalmente suele haber un coordinador por cada área sanitaria encargado de elaborar protocolos, valoración de inmigrantes/adoptados/asiliados, trabajo con servicios sociales en casos de maltrato, etc. En general todo esto funciona bastante bien. Lo que no funciona tan bien (perdón si hiero sensibilidades) es la primaria: la mayoría de las consulta de demanda en los centros de salud son atendidas por médicos de familia (en el mejor caso) y por médicos en formación (la mayoría de las veces). En toda la ciudad de Eskilstuna, por ejemplo, solo hay 2 pediatras trabajando a tiempo parcial en primaria.

– Entre los 1 y 6 años te lo pasas fenomenal mientras aprendes en las guarderías (dagis). Son centros muy bien equipados en su mayoría, tanto en logística como en personal. Si bien hay múltiples opciones, desde las más grandes con cientos de niños en los centros de las ciudades a las cooperativas organizadas por los propios padres, lo cierto es que la ratio alumnos/docente no suele superar el 5/1. Casi todas las Dagis dan prioridad al juego al exterior (si, llueva, nieve o caigan chuzos de punta!) con instalaciones adecuadas. También suelen tener su propia cocina pues lo críos pueden desayunar, comer y merendar allí. Los horarios son muy flexibles y los ponen los padres según sus necesidades. Hay unos objetivos curriculares, mas centrados en adquirir competencias generales (aprender a ser buen compañero, por ejemplo) que aspectos docentes específicos (aprender a leer o sumar, por ejemplo). Se suele dejar que sea el niño el que vaya orientando con sus juegos cuales son sus intereses y el personal les apoyan y dirigen. Es decir, no son aulas con pupitres y todos a hacer fichitas, si no que se van proponiendo juegos en grupos dirigidos por los docentes en varios datos del día, pero la mayoría es juego libre con todo el material disponible, incluyendo nuevas tecnologías. Ah, y gratuito para todas las familias.

– A los 7 años te empiezan a dar caña en el cole. Entre los 6 y 7 años puedes estar, según la Dagis, en la guarde aun, en el cole haciendo un año de preparación o incluso a tiempo parcial si la Dagis y un cole están cerca. Desconocemos de primera mano cómo es la vida docente en el cole. Hemos oído varias opiniones. La mayoría hablan de poca disciplina, muchos cuentan más trabajo en grupo que centrado en el alumno, parece habitual el aprendizaje basado en adquirir competencias más que en memorizar, … Lo indiscutible es que en idiomas salen mucho mejor preparados: sueco e ingles todos los hablan y la mayoría tiene al menos otro idioma no materno. 

– De los 16 a los 19 años estas en el gymnasiet, que no es el gimnasio aunque muchos también echen allí horas, sino el instituto. Tampoco conocemos los detalles de esta etapa docente pero también hemos oído comentarios habituales: el nivel sube mucho con respecto a la escuela, el aprendizaje está muy centrado en lo necesario para la educación superior y es necesario elegir opciones según qué carrera quieres estudiar.

– Las actividades extraescolares son similares: deporte, música, baile… Lo que no hay son academias de inglés (será tan solo el hecho de no doblar cine y tv lo que hace que todos hable tan bien ingles?). Muchas de estas actividades están solo disponibles los fines de semana para niños en edad de guardería y entre semana solo para los mayores. En general no hay deberes obligatorios aunque sí se les suele estimular a leer en casa o a tener curiosidad por resolver dudas o preguntas que han surgido en el cole. Muchos coles ofrecen juegos dirigidos por docentes en horario no escolar, ya sea por la tarde o en vacaciones.

– Si te pones malo te cuidan bien. Y no tiene por qué ser en el hospital. Los papas y mamas tienen derecho a llamar al trabajo y decir que se quedan en casa cuidando del niño enfermo o convaleciente (se intenta evitar que regrese mientras que pueda contagiar a los compañeros) hasta una semana sin necesidad de papel del médico. Esos días, al igual que el permiso de paternidad, lo paga la seguridad social. Si tienen alguna duda los papas sobre tu salud hay teléfonos a los que llamar para pedir consejo (1177 el mas generalizado). Allí les indican si deben ir a urgencias,mal centro de salud o quedarse en casa con tratamiento sintomático. Si acabas yendo al hospital, hay muy buenos pediatras (qué voy a decir), pero sobre todo muy buenas enfermeras, pues todas son especialistas en niños. Incluso hay algunas que saben muchísimo de alguna enfermedad concreta, como el asma y la diabetes. Eso si, si te has dado algún golpe te verá directamente el traumatologo (o el médico en formación), si el golpe te lo has dado en la cabeza, así como si te duele la barriga, será el cirujano de adultos (o el médico en formación) quien te vea. Los pediatras estamos solo para patologías “médicas”. Si finalmente está muy muy enfermo y precisas de cuidados intensivos, te mandarán a una ciudad de las más grandes, pues solo allí hay unidades así y son atendidas por anestesistas, no por pediatras.

– No te preocupes por los pequeños detalles, en Suecia piensan en tí: todos los restaurantes tendrán tronas, casi todos menú infantil, todos los museos tendrán su zona para niños, habrá casi mas conciertos y obras de teatro para niños que para adultos, en los hoteles serás bienvenido y tendrás cunas, tronas y lo que haga falta, casi todos los gimnasios tiene su pequeña guardería, pasaras y viajaras gratis a casi todos los sitios. Y por supuesto, nadie te levantará la voz ni te pegará, se le puede caer el pelo a quien lo haga!

Hasta aquí de momento. Puede que edite esta entrada añadiendo más cosas que se me ocurran.
  Aquí es donde sacan sangre y ponen vías en mi hospital. La silla de torturas lo parece menos, verdad?