Medicina privada y “pseudoprivada” en Suecia

El sistema sanitario sueco es fundamentalmente público. Es excepcional que el paciente pague por los servicios sanitarios (más allá del copago y sus impuestos). La gran parte de los hospitales son financiados con fondos públicos. Y la mayoría de los trabajadores sanitarios están contratados por los Landsting (comunidades autónomas). Sin embargo hay excepciones que pueden ser importantes y útiles. A continuación os describimos la información que hemos ido recopilando a título informativo sin entrar a valorar causas ni sus aspectos políticos/ideológicos.

  • En las ciudades pequeñas y medianas es más difícil de encontrar pero en las ciudades más grandes sí hay consultorios privados. Pueden ser de una sola especialidad o de varias juntas. Pueden ofrecer un servicio exclusivamente de consulta programada, de consulta urgente (a demanda o drop-in) o incluso servicios completos con cirugía e ingresos (me atrevo a afirmar que sólo en Estocolmo). Desde el punto de vista del paciente, puedes ser remitido a una de estas consultas tras una derivación desde primaria a especializada o incluso se puedes solicitar cita directamente. En ambos casos se cargará lo estipulado por el copago pero no más. Desde el punto de vista organizativo, muchos Landsting deciden pagar a estos proveedores privados la atención en lugar de construir y dotar más hospitales públicos y mantienen tan solo los grandes hospitales de referencia. Está estipulado cuánto paga el Landsting a la clínica por cada paciente, según unos criterios de complejidad y servicios prestados. Finalmente como trabajador pude variar. La zona de Estocolmo permite trabajar a la vez en el servicio público y en la privada. La mayoría de los demás Landsting no lo permiten, por lo que si estás contratado por un hospital público no puedes trabajar en la privada… del mismo Landsting.
  • Centros de salud privados sí hay muchos, tanto en ciudades grandes como pequeñas. La idea es similar: en vez de pagar por uno público, pagan por el servicio a uno privado. Pueden ser consorcios con centros de salud en varios sitios o centros pertenecientes a una sola empresa, muchas veces varios médicos que trabajan en el mismo centro y se asocian para llevarlo ellos mismos.
  • Otra forma “pseudoprivada” de dar servicios sanitarios en Suecia es la de alquilarse como médico o enfermera. En ciertas especialidades y zonas del país hay un gran déficit de profesionales. Como forma de dar cobertura sanitaria puntual surgió este método que con el tiempo ha evolucionado. Consiste en que el Landsting ofrece al profesional que lleve a cabo un cometido concreto una compensación más generosa. Lo más habitual es buscar médicos o enfermeras que pasen una consulta durante una semana (40 horas), o que pasen la planta, o que trabajen en urgencias, o incluso que hagan un número concreto de guardias. Pero también pueden buscarse subespecialistas que pasen una consulta concreta o hagan un quirófano de algo determinado una vez al mes, por ejemplo. Como veis puede buscarse desde un subespecialista a un residente. A modo de referencia, un especialista puede cobrar en una semana trabajando así lo mismo que un mes con un contrato fijo público normal. Realmente es el Landsting el que paga, pero se suelen usar los servicios de las empresas especializadas (bemaningsföretag). A ellas se dirigen los Landsting para informarle de las necesidades que tienen y ellas tienen en cartera una serie de profesionales candidatos.

Centrándonos ahora en el trabajo de médico privado en Suecia, aquí van algunas recomendaciones prácticas:

  • Si estás contratado por un hospital o centro de salud, lo más fácil para lograr un ingreso adicional es alquilarte (hyrläkare) alguna semana esporádica. Aprovechando vacaciones, salientes de guardia o incluso bajas parentales puedes hacer una escapada de una semana y ganar entre 35 y 45.000 SEK brutas por 40 horas de trabajo. Lo mas sencillo es contactar con una bemaningsföretag (hay muchas, alguna que trabaja en zonas concretas de Suecia, alguna que solo trabaja con ciertas especialidades). Te pedirán cv y referencias. Seguramente puedas elegir la semana que quieras trabajar y te ofrecerán varios hospitales diferentes a elegir. Conviene informarse de qué sistema informático usan, cómo funciona el servicio y los compañeros, para no llevarse disgustos. Con los matices que luego discutiremos si tienes tu propia empresa, lo más fácil es contratarse a través de estas bemaningsföretag. Ellas suelen pagar también el viaje y el alojamiento (suele ser en apartamentos del Landsting cerca del hospital). Si quieres ir con la familia, pagas tu el viaje de los demás (si es coche es kilometraje y ahí da igual cuantos vayan en el coche) y pides un apartamento de las dimensiones necesarias. Normalmente el primer día te hacen una introducción y el último dejan unas horas para administrar. Suelen pagar a final de ese mismo mes. Al sueldo bruto eliges tú cuanto impuesto (skatt) quieres reducirle (30% es lo habitual pero hay que mirarlo bien para que en la declaración no te lleves sustos). Si repites destino y han estado contentos con tu trabajo puedes pedir una retribución algo mayor en sucesivas semanas (ya no hay horas de introducción y puede que te citen más pacientes). 
  • Para trabajar por lo privado, ya sea de hyrläkare o en un centro privado, se puede hacer contratado (directamente o vía una bemaningsföretag) o facturando a tu propia empresa. La primera opción es la más sencilla pues no tienes que preocuparte del papeleo, de los seguros, suelen facilitarte el alojamiento, tu recibes la compensación en la cuenta sin más. La pega: que al ingresar como sueldo mucho dinero los impuestos que hay que pagar también son muchos. Si haces una semana esporádica como complemento a tu trabajo fijo, quizá no sea tanto lo que se deba ajustar. Eliges un % libremente, un tercio aprox, y lo peor que puede pasar es que al hacer la declaración te salga a pagar. Si esos ingresos extras son previsibles y planeados a lo largo del año, le puedes pedir a la Hacienda sueca (Skatteverket) que te calcule cuanto te debe retener en el sueldo mes a mes y cuanto debes declarar por cada semana extra que trabajas. 

Abrir tu propia empresa para facturar por los trabajos en la privada que hagas es sencillo y muchos lo recomiendan cuando los ingresos son considerables. El objetivo primordial es mejorar la fiscalidad. No soy ningún experto y de hecho estamos ahora aprendiendo y solicitando ayuda a gestores y economistas para resolver nuestras dudas. La información oficial y los trámites se hacen a través de estas dos webs: www.verksamt.se y www.bolagsverket.se. Hay dos opciones fundamentales: abrir una sociedad con acciones (aktiebolag) o hacerse autónomo (egen firma). Ambas tienen pros y contras, así como normativas que nos falta por conocer. A grandes rasgos, lo que hemos entendido es algo así:

  • Aktiebolag: El nombre de la empresa tendrá las letras AB que significan como SA en España. Hace falta empezar con un capital mínimo de 50.000 coronas. Es decir, hay que meter unos 5.000€ en la cuenta de la empresa, para empezar. Lo habitual es que los ingresos de la empresa sean las facturas que cobras por el trabajo realizado, ya sea cada semana o mensual. Como ya se ha comentado, esas facturas son más cuantiosas, en bruto, que cuando lo cobras siendo un asalariado. Los gastos de la empresa serán todos los relativos a la misma. Es decir, pago de seguros, salarios, aportación a la pensión, material, cursos, … El sueldo que te pones a tí mismo (o incluso a tu pareja, familia o quien quieras) lo eliges tú. Según esa cantidad debes de pagar para empezar la aportación a la seguridad social que paga la empresa (cerca de 1/3 del sueldo). A continuación se paga el IRPF correspondiente a ese sueldo. Esta es una de las ventajas de tener esta modalidad: si ingresas mucho dinero no pagar directamente tantos impuestos sino que los pagas según el sueldo que cada mes decidas tú cobrar. Si ademas no trabajas un mes puedes seguir cobrando un sueldo proveniente del dinero acumulado en la cuenta de la empresa. Al final de año hay que presentar las cuentas revisadas de la empresa, para lo cual hay que contratar a un gestor o economista. De los beneficios obtenidos se puede sacar una cantidad máxima (ronda las 150.000 coronas anuales) para repartir entre los accionistas. De ahí se pagan impuestos también (creo que alrededor de un 20%). Otras ventajas adicionales es que la economía privada y la de la empresa se pueden diferenciar fácilmente y que en el caso de la empresa quiebre no respondes con tus bienes sino con las acciones de la empresa.
  • Hacerse autónomo (egen firma) permite facturar igual que con la empresa, por lo que los ingresos son los mismos. La diferencia fundamental está en los gastos: de esa cuenta puedes pagar los gastos relativos a la empresa pero el resto se cuenta como sueldo con sus correspondientes impuestos. No es necesario contratar los servicios de gestoras. No hace falta una inversión inicial y respondes con tus bienes si quiebras. 

Un detalle en ambas opciones es algo muy sueco: la Hacienda (Skatteverket) y sus inspectores controlan esporádicamente pero cuando te pillan en un renuncio “te crujen”. Por ello hay que tener cierta precaución con qué gastos se cargan a la cuenta de la empresa. Un ejemplo son los cursos: aquellos relacionados con tu especialidad sí se aceptan, pero nada más. Es por esto que, al menos al principio, un gestor es casi imprescindible.

Hasta aquí lo que hemos aprendido. Mucho más seguro por aprender. Prometemos actualizar la entrada con más datos.

Saludos! 

Anuncios